Facon Chico - Oximoron Falico

Un blog sobre cuchillos y traumas adyacentes

SOBRE VENTAS

Por el momento en este espacio no se realizan ventas ni estamos en contacto con artesanos, no obstante seria un gusto poder anunciar artesanos cuchilleros, orfebres, etc, que deseen promocionar sus trabajos. Apuntando a precios accesibles y justos para comprador y vendedor.

LEA BIEN

LEA BIEN
ESTE BLOG NO REALIZA VENTAS

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Navaja, con utensilios para fumar en pipa, de la casa Joseph Rodgers.

Navaja, con utensilios para fumar en pipa, de la casa Joseph Rodgers.
Este modelo, en inglés, se denomina "smokers rosewood", haciendo refererncia al uso para el que ha sido concebida y a la madera de las cachas.
La hoja es de 57mm, su largo total son 142mm, las cachas como el nombre indica son de palorosa y arroja un peso de 46gr. Lleva forros de latón y virolas de alpaca. Los utensilios son una hoja, la cual viene sin punta, para cortar el tabaco; un pomo para compactar aquél, y un punzón para separarlo a fin de que pueda fluir el aire y facilitar la combustión. La navaja trae una fundita de cuero.





Baqueano - A2 Cuchillos

Especificaciones:
Longitud 39 cm
Hoja: 26 cm
Espesor 7 mm
Acero: 5160
Empuñadura: Guayubira
Vaina de Cuero vacuno curtido




lunes, 11 de diciembre de 2017

Carlos Allende

León que en sus cubiles de granito
deja la impronta de su garra cada día  
Del poema “Al maestro Carlos Allende”  por el poeta santafecino E.Barroetaveña

 El artesano

       Carlos Alfonso Allende nació en campos de Ayacucho, en hogar de cautivante ascendencia criolla., el 10 de octubre de 1910.

  Tras unos pocos años de escolaridad, se conchavó como peón alambrador.

  Luego ingresó en un taller de Herrería donde adquirió el oficio del que nunca se desprendió del todo

  Radicado en Tandil en enero de 1939, con su hermano Alberto y el herrero Julio Timoteo Marquina crearon una sociedad con la que iniciaron en la Argentina la primera fabricación de cuchillos forjados. En 1947, forjaron los floretes que utilizó la representación argentina en el Torneo   Internacional convocado para celebrar el 50ª  aniversario del Jockey Club de Buenos Aires.

 Ya retirado de la fábrica que fundara, montó en los fondos de su casa de la calle Chacabuco una herrería, desde la que siguió fabricando cuchillos, a las que agregó espátulas de pintor que fueron muy codiciadas por los artistas del país que la conocieron y admiraron. Pero también modeló en su fragua artísticas realizaciones como lámparas, respaldos de cama, rejas, balcones y otros elementos de alta decoración.



  El artista



   Pero ese paisanito que peonaba en los campos, ya había sido cautivado  por la magia de las formas y con ramas de durazneros silvestres y un cuchillo tallaba formas humanas en las pausas de su tarea.

   Aquel  entretenimiento de su soledad chacarera, se trocó en Tandil en una nueva experiencia: repujar figuras humanas en chapas de hierro.

  En esas y otras búsquedas, trabó amistad con el artista Ernesto Valor, el maestro paisajista. Aquella relación –que se prolongó más allá de los dictámenes de la Muerte- puso en manos de Allende los complementos teóricos que le faltaban a su formación plástica.

  Fue Valor quien le prestó libros de anatomía artística que terminaron haciendo de él un devoto de los altos cánones sancionados por los griegos.  Con su amigo aprendió a dibujar, se familiarizó con  el nombre de todos los músculos humanos y –al decir de Ingres- fue amigo de todos ellos, pero al revés del neoclásico francés, él sí sabía sus nombres.

El autodidacta

  Allende fue- por sobre todo- un autodidacta desde la cuna. Y como tal,  abrevó en cuantas fuentes tuvo a su alcance.

  Lo que no aprendió espontáneamente lo adquirió en los libros y en la observación. Y lo que no, en la infalible metodología de Prueba y Error, conducido por su intuición.

 Así, tras haber modelado el barro y el yeso y tallar el mármol, eligió el casi no transitado camino del quebracho y el del granito tandilense.  La dureza de ambos y sus vetas dispares y casi ingobernables,  lo desafiaron y  sedujeron.

 Ad astra per aspera  pudo ser el lema de su escudo si hubiera sabido latín y de haberse rendido a la Heráldica.

Temática obsesiva

  Su sangre (forma presuntuosa con que fingimos enmascarar los dictámenes de la cultura popular que no se aprende en los libros, pero se absorbe en la Vida) le imprimió dos temáticas casi obsesivas: la criollez de las llanuras y la fisonomía interior de lo que hoy nominan “pueblos originarios”.

  Como si hubiera nacido en la pampa del siglo XIX y en su frontera entre la  pretensa “civilización” y lo que por entonces se denominaba “el Desierto”, registró sus rostros con implacable precisión psicológica y, sin habérsele revelado el ADN nativo, sistematizó pómulos agresivos, comisuras labiales herméticas, miradas entre socarronas y soberanas, señoríos hidalgos de la soledad bonaerense y arrogancias de la cultura hirsuta en lanzas de remotas tolderías.

   Esa insatisfacción que marca a los autodidactas lo impulsó a aprender la lengua mapuche  -y hasta la conversaba con cierta fluidez- no sabría decirse sí sólo por curiosidad o por la secreta utopía del que, sabiendo cómo hablaban, comprendería cómo sentían para expresar en sus gestos petrificados la hondura de su drama existencial.



 Su huella artística

   Varias son las obras de Carlos Allende que fueron erigidas a la consideración y disfrute de las gentes. Hay dos espléndidas cabezas que flanquean y custodian su ingreso en el Museo Municipal de Bellas Artes.

 Una es la cabeza de un criollo que inmortaliza la sabiduría esencial. La otra es una indígena pampa, talladas en granito, tan altivo como ella misma.

  Frente al predio donde Juan Fugl, sembró por primera vez el trigo y moliéndolo en su molino, amasó su harina y horneó el primer pan de los tandilenses, se yergue, también tallada en granito de estas sierras, la figura del pionero dinamarqués, esculpida por Allende.

  En el ingreso principal de la ciudad, sobre la avenida Espora, -como quien, cumplida su misión  de dominar la pampa, regresa al  pago devenido en urbe – se yergue el monumento ecuestre del gaucho, concebido y modelado por él, y fundido con bronces de la Patria en el Arsenal “Esteban De Luca”.

  También custodian algunas de sus obras, la mencionada casa de Bellas Artes, y  el  Museo Histórico y Regional de la institución tradicionalista Fuerte Independencia. De este último fue su promotor, organizador y primer Director.



 Las huellas que perduran

  ¿Dejó discípulos?  Quizá lo traicionó esa injusta minusvaloración con que los autodidactas  esconden sus atributos, que con ser múltiples y multifacéticos, no son académicos y juzgan siempre insuficientes. Esa fue la razón, y no otra, por la que jamás dijo sentirse capaz -¡él tan luego!...-de cubrir la cátedra de Escultura  que le propusieron en los años fundacionales de lo que nació como Centro Polivalente de Arte de Tandil.

  Pero como una metamorfosis de la justicia,  a la sombra de semejante magisterio virtual que rebasó los límites aldeanos y provinciales, otros docentes del arte han venido en pos de su huella, para elegir uno de sus dos materiales predilectos, el granito de las sierras tandilenses, con el que han comenzado a transmitir, desde el IPAT, los pródromos que estaban implícitos en aquel mandato allendeano:  el arte tridimensional –volumen y espacio- como expresión y como servidumbre del mensaje que contienen el acontecer pampeano, su historia, y el espíritu de los que habiendo sido sus pobladores pioneros, hoy son apenas su desmemoria descarnada.

   En otras palabras: ecuménica visión del homo sapiens que se erige en el propio retrato del paisaje que habita y lo modela.

   ¿Universalidad tostoiana de la aldea de cada uno?

   ¿ Démeter pampeana, Pacha Mama universal?.

   ¿Sagrado Vientre cohabitado entre Yocasta y Cornelia?



   Los historiadores, los sociólogos, los antropólogos, los expertos de la psicología social, sólo palpan, explorando digitalmente su epidermis.

  La Verdad yace en su vientre. Hay una verdad que aloja la piedra.

  Y sólo la penetran –como Edipo o como Apolo- los artistas.

  Ellos vencerán a la Esfinge, porque conocen la esencia de su enigma.



:Datos biográficos

> de Carlos Alfonso Allende :



*Nació en Ayacucho el 10 de octubre de 1910

*Murió en :Tandil el  8 de octubre de l979

*Se radicó en Tandil en  enero de 1939.

*Creó la Fábrica de cuchillos La Movediza, con su hermano Alberto y

 su socio Julio Timoteo Marquina, en  Febrero de 1942. Fue la primera fábrica de cuchillos de hierro forjado de la Argentina.

*En  1947, forjaron los floretes para la representación argentina en el Torneo

  Internacional convocado para celebrar el 50ª  aniversario del Jockey Club

  de Buenos Aires.



Principales monumentos de su autoría

   *Monumento a Juan Fugl inaugurado el 24-de setiembre de1964

                             (con la presencia del entonces Presidente Arturo U. Illia

                                                       y la Princesa Margarita de Dinamarca)

    *Monumento al Gaucho inaugurado el 4-de abril-1973

                              (Sesquicentenario de la fundación de Tandil)     

    *Gaucho e India Pampa, tallas en granito

                                                             Custodian la entrada del Museo

                                           Municipal de Bellas Artes de Tandil (1953)



   * La Ciencia Médica  Relieve de rostro y copa rodeada por una serpiente en piedra blanca

                                          (Entrada Clínica Modelo 8-de marzo de 1948)



Principales obras premiadas



 *América, talla en granito

                                         (Mención honorífica en el 42º salón Nacional de

                                                                                    Artes Plásticas 1952)

*El Faraón talla en granito.

                            ( Premio Nacional “50º aniversario Artes Plásticas

                                                                                Argentinas” 16-9-61)




Cabeza india, tallada en granito. Custodia la entrada del Museo Municipal de Bellas Artes de Tandil


 Criollo, talla en granito, en la entrada del Museo Municipal de Bellas Artes de Tandil


Monumento al Gaucho, emplazado sobre la avenida Espora en la entrada principal de la ciudad de Tandil

 Monumento al pionero danés Juan Fugl, tallado en granito tandilense

 https://ipat-bue.infd.edu.ar/sitio/index.cgi?wid_seccion=31

Alpaca

La alpaca, que recibió originalmente el nombre de maillechort, conocida también como alfénido, plata alemana, metal blanco, plata nueva o argentán, es una aleación ternaria compuesta por zinc (8-45 %), cobre (45-70 %) y níquel (8-20 %), con color y brillo parecidos a los de la plata. Las aleaciones que contienen más del 60 % de cobre son monofásicas y se caracterizan por su ductilidad y por la facilidad para ser trabajadas a temperatura ambiente; la adición de níquel les confiere una buena resistencia a los medios corrosivos.
Esta aleación fue inventada por los franceses Maillot y Chorier en 1819, por lo que en Francia se conoció como maillechort. Su objetivo fue imitar a la plata para el servicio de mesa, en especial la cubertería.
Entre sus aplicaciones se encuentran la fabricación de imágenes religiosas, vajilla de mesa, bombillas (sorbete) para mate, cremalleras, objetos de bisutería, llaves de los instrumentos musicales (por ejemplo, el oboe), trastes para guitarra, diales de los aparatos de radio, monedas, instrumentos quirúrgicos y dentales, y reostatos.
La calidad de la alpaca se considera mayor cuanto más níquel contenga en su composición. En esta tabla se muestra las diferentes composiciones y su calidad:

CobreZincNíquelCalidad
52%26%22%Primera calidad
59%30%11%Segunda calidad
63%31%6%Tercera calidad
La alpaca es un material muy parecido a la plata pero con unas características y valor muy inferiores. Por este motivo, diferenciar ambos materiales es difícil pero muy importante. Así, existe un pequeño truco que nos servirá para tal objetivo. Si tomamos un pequeño cubito de hielo, de los que podemos realizar con el congelador de nuestro hogar, y lo situamos sobre el objeto, obtendremos la respuesta. Si se derrite rápidamente, el material que tenemos antes nosotros será plata. Si, por el contrario, el cubito permanece inalterable, el material que compone el objeto será alpaca.


Hojas Argentinas

Se dice que el cuchillo es la extensión del brazo del gaucho, pero le ruego al lector que no piense que mi entrevistado de hoy lleva este rótulo por las muertes que tiene en su haber; como salido de un libro de Jorge Luis Borges y sus célebres “orilleros”, sino que realmente pertenece a esa especie de dinastía que comenzara allá por el año 1942, en la que Don Carlos Allende, su tío, en sociedad con el el Sr. Timoteo Marquina, fundan en Tandil la que fuera la primera fábrica de cuchillos forjados del país, la célebre “La Movediza”.

Esta fábrica llegó a fabricar hasta 64 artículos de cuchillería entre los que se contaban obviamente los cuchillos criollos, de monte, armas de esgrima, etc., las cuales, estas últimas, llegaron a tener fama internacional entre los adeptos a este deporte. Hoy poseer un cuchillo con hoja de Carlos Allende es un lujo para su poseedor.

Pero volvamos a Don Ricardo J. Allende, el cual me recibió en su casa de Montevideo al 600 con la amabilidad y don de gente típico de la persona educada y conocedora de su oficio, del que habla con pasión y profundo conocimiento extraído de su larga experiencia y el constante estudio del comportamiento de los metales para sus hojas, que realiza en forma artesanal, al igual que las maderas y metales preciosos que utiliza para los cabos, los cuales me son expuestos en caja de exhibición en una amplia gama de modelos.

Desde el cuchillo de mesa, el criollo en varias medidas, cuchillos de remate para la caza mayor, dagas y caroneros, cuchillos de monte, que nada tienen que envidiar al mejor importado en calidad de hoja, encabe y terminación en la vaina, todo esto realizado con aceros especiales y a forja utilizando para su terminación, maderas de ébano, palo mataco, nogal, Jacaranda, guayacán y metales como plata y alpaca, con un grado de fineza que ha sido admirado y también requerido por coleccionistas de España, Islandia o Nueva Zelanda entre otros.

Su historia personal comienza el 23 de mayo de 1939 en Coronel Suárez, lugar de su nacimiento, y con menos de un año de edad su padre Alberto Allende y su madre Doña Sara Alcira del Vo, se trasladan a Tandil en el año 1940. realizó sus estudios primarios en la Escuela Nro 1 y secundarios en la Nro 56 y en el año 1950 en el que su padre compra a su hermano Carlos la fábrica “La Movediza” la que se convertiría en “Allende, González, Alfonso y Cía.” luego de sufrir esta una seria crisis económica por la falta de materias primas causadas por la 2ー guerra mundial y que obligó a la fábrica a trabajar con aceros obtenidos de las chacaritas de la época, teniendo que realizar su personal diferentes estudios en materia de temple por ser aceros de diferente origen los utilizados, lo que convirtió a los empleados de la movediza en verdaderos expertos en el tratado de metales para cuchillería y lo que lo llevaría a varios de ellos a fundar sus propias fábricas, tales el caso de Rossi con su marca “Cimbra”, Leguizamón con “El Manantial”, Vilver con “Atahualpa” o Ventos y Capell con “Juca”.

Esta nueva firma de “La Movediza” cierra definitivamente sus puertas en el año 1963 y Ricardo Allende con el oficio de templador ingresa a la Metalúrgica Tandil en donde se jubilaría en 1998.

Es en ese momento en el que decide volver a su viejo amor, el de confeccionar cuchillos y hojas artesanales que satisfagan por su calidad y buena terminación al aficionado o coleccionistas más exigente; más de dos mil hojas ya han salido de su taller lo que habla a las claras de la excelencia de su trabajo, lo que lo ha llevado en su eterno afán de búsqueda he investigación constante a armar un pequeño museo con piezas que pertenecieron a la fábrica original (“La Movediza”) con diferentes modelos de cuchillos nacionales e importados algunos traídos de exóticos países de Asia, labor que realiza y alimenta constantemente desde hace ya 5 años.

Está casado con Elsa Beatriz García, matrimonio del que nacieron María Carolina, María Silvina y María Guillermina, tres mujeres, ¿saldrá alguna artesana como el papá? Espero que sí, sería muy saludable que el apellido Allende siga apareciendo acuñado en las mejores hojas de cuchillo, un arte que para el aficionado al tema como el que escribe, no debería morir.

Parang - A2 Cuchillos

Especificaciones:
Longitud 47 cm, Hoja: 28 cm,
Espesor 6 mm,
Acero: 5160,
Empuñadura: Guayubira,
Vaina de Cuero vacuno curtido.


miércoles, 8 de noviembre de 2017

Verijero de hoja de fiambrera y cacha de cuerno de jabali

Verijero con hoja inox. de disco de fiambrera, guarda en bronce cromado. Colmillo de jabali y pomo con tuercas ciegas de bronce.