Facon Chico - Oximoron Falico

Un blog sobre cuchillos y traumas adyacentes

SOBRE VENTAS

Por el momento en este espacio no se realizan ventas ni estamos en contacto con artesanos, no obstante seria un gusto poder anunciar artesanos cuchilleros, orfebres, etc, que deseen promocionar sus trabajos. Apuntando a precios accesibles y justos para comprador y vendedor.

jueves, 23 de marzo de 2017

Pulsera Antigua Plata 900 - Sellada








Navaja Multiruso del General San Martin

Esta navaja se encuentra en el museo de Historia de Chile y habría pertenecido al General San Martín.
Es una navaja de jinete (Sheffield Stag Horn Horseman Calvary Folding Hoof & Camper Knife), no se aprecia el cuño, parece ser una J. Nowill & Sons, que se realizaron a partir del 1800, posee hoja larga, hoja corto, sacacorchos, limpia vasos, punzón, destornillador, gancho.
Todo da a pensar que pudo ser en su paso por Inglaterra.



viernes, 17 de marzo de 2017

¿Plata pura, 925, 900, alpaca?

Primero que nada, la alpaca NO ES PLATA. Si bien a veces se la llama “plata alemana”, la alpaca es una aleación (mezcla de metales) de zinc, cobre y níquel; bien pulida se parece a la plata, aunque más amarillento y acerado.

La plata, por otro lado, es un “metal puro”, un elemento químico de número atómico 47 (para los más quisquillosos), cuyo símbolo en la Tabla Periódica de Elementos es Ag.

La plata en estado puro (plata 1000) NO SE USA EN JOYERÍA. No existe un medallón, menos que menos un anillo, de “plata pura”, como tampoco existen de “oro puro”. Estos metales, “puros”, resultan demasiado blandos para trabajarlos, por los cuales se los alea con otros metales (casi siempre cobre) para darles más dureza. Si tuviéramos un anillo de plata u oro puro enseguida quedaría todo abollado y doblado.

La denominación “Plata 925” significa que a 925 gramos de plata se le agregan 75 gramos de cobre; “Plata 900” significa que a 900 gramos de plata se le agregan 100 gramos de cobre, y así hasta “Plata 800”, que es el “punto límite” hasta donde puede decirse que sigue siendo PLATA (las bombillas, cadenas, mates, etc., suelen ser de plata 800. Las cadenas casi siempre son de una denominación baja y esto es bueno, porque a mayor dureza mayor durabilidad).

¿Cuál es la diferencia?. A ojímetro, como suele decirse, es difícil o imposible darse cuenta (figúrense que la diferencia entre plata 950, que es la más pura utilizada en joyería, y la plata 800, hay solo 150 gramos de diferencia por kilo de aleación). La plata 925 es más blanca, mientras que a medida que va “bajando”, se va volviendo más amarillenta.

El color de la alpaca, similar al acero, es otra señal que delata a este material por encima de la plata. La plata 950 y 925 cuenta con un aspecto muy brillante y llamativo, en un tono casi blanco. En cambio la plata 800 es de un tono brillante pero más amarillento. En cualquier caso, la apariencia difiere mucho de una imitación de alpaca.

Eso sí, TODAS las piezas de plata  se manchan, pierden brillo o se ponen amarillas con el tiempo. La mejor manera de evitar esto es… ¡usándolas!. El solo roce va puliendo la pieza, y toma ese brillo característico de la plata.En el caso de que pierdan ese brillo, hay muchos productos que se lo devuelven, pero hay que tener cuidado con los abrasivos porque la rayan. Lo ideal, trapito de algodón limpio, UN POQUITO de Silvo o similar, y frotar.

Las siglas S.S son otra señal importante. Las piezas elaboradas en plata cuentan con ella, mientras que las que tienen simplemente un baño de plata, pudiendo haber sido elaboradas en materiales baratos como la alpaca, cuenta con las siglas S.P..

Sentir el peso de la pieza. La plata es un metal pesado si se le compara con otros de menos calidad como la alpaca o el cobre, que suelen ser bastante livianos.

Cuando a pesar de todas estas señales tienes aún dudas, lo mejor es usar un imán. La plata de calidad no se pegará al imán, mientras que otros metales baratos si lo harán. Así conseguirás salir de dudas rápidamente.

Cuchillo de pescado

Parte de una cubertería del siglo XIX en la que se puede ver en su parte superior un cuchillo de pescado.
El cuchillo de pescado forma parte de la cubertería básica de una mesa occidental, se denomina cuchillo pero debido a su ausencia de filo y a su forma, en realidad es una especie de paleta (por esta razón se denomina a veces también paleta de pescado). Se emplea generalmente durante la comida para ayudar al comensal a separar las espinas y diferentes partes del pescado (en ningún caso se emplea para cortar).

sábado, 25 de febrero de 2017

Cuchillo de piedra con antilope y ebano - Mariano Gugliota

Cuchillo todo terreno hecho en 5160 texturado piedra, tiene 11 cm de hoja, ancho 5,5 cm y 6 mm de espesor el cabo es de antilope planchado de 12 cm. Una guarda de cuero con resina y el pomo es de acero tambien texturado atornillado a la espiga. La vaina es de cuero curtido vegetal cosida a mano con un detalle de vibora.






lunes, 30 de enero de 2017

Bombero de Washington diseña el cuchillo de bolsillo más grande del mundo

El tamaño importa al elegir un cuchillo de bolsillo, por lo menos según el bombero de Washington Tom Horne. Recientemente tropecé en un artículo sobre Horne, quien ha construido lo que puede ser el cuchillo de bolsillo más grande del mundo, el Jake Knife.
El cuchillo tiene una hoja que es de nueve pulgadas de largo cuando está cerrado, 16 pulgadas cuando se abre. Está hecho de acero inoxidable y tiene bloqueo. Según el sitio web de Horne, es capaz de hacer algunas cosas muy pesadas, como:
  • Cortar o quebrar madera, cuerda y cadenas.
  • Abrir ventanas o puertas.
  • Desenganchar el capó del coche
  • Girar válvulas y acoplamientos
A pesar de su prodigioso tamaño y fuerza, el cuchillo es lo suficientemente pequeño como para caber en el bolsillo de herramientas de los bomberos.





domingo, 29 de enero de 2017

Cuchillo Yarara - Bomberos de la P.F.A.

Cuchillo diseñado y fabricado para los BOMBEROS DE LA P.F.A. Se Trata de un cuchillo herramienta unico en su tipo especifico para las tareas y trabajos de rescate. Fabricado en una sola pieza de acero al carbono aleado al cromo vanadio ( SAE 6150 ) con una dureza de 58 RC. Posee una punta con desbaste de una sola cara del cuchillo para ser utilizado para eventualmente poder palanquear o forzar ( tipo barreta ). Sobre la punta del cuchillo posee un filo interno para poder insertar cuerdas o correajes y poder cortar bruscamente Tambien posee un diente de sierra en el lomo para aserrar maderas y otro tipo " spyderco " en el filo para cortar cuerdas, correaje, cinturones, etc. A la altura del guardamontes posee varias grinfas para poder torcionar eventualmente chapas. En la parte trasera del cuchillo posee una grinfa de angulo variable para poder doblar planchuelas desde distintos angulos. Posee cachas de santoprene color rojo, este material es altamente resistente al agua, rayos U.V. y a agentes quimicos y posee grip antideslizante. Incluye vaina de cordura de color negro con doble muslera para sujetar en la pierna y doble seguro para sujetar del mango. Ademas tiene un amplio bolsillo delantero para colocar accesorio.



sábado, 28 de enero de 2017

EL PUÑAL (Jorge Luis Borges)

En un cajón hay un puñal.
Fue forjado en Toledo, a fines del siglo pasado; Luis Melián Lafinur se lo dio a mi padre, que lo trajo del Uruguay; Evaristo Carriego lo tuvo alguna vez en la mano.
Quienes lo ven tienen que jugar un rato con él; se advierte que hace mucho que lo buscaban; la mano se apresura a apretar la empuñadura que la espera; la hoja obediente y poderosa juega con precisión en la vaina.
Otra cosa quiere el puñal.
Es más que una estructura hecha de metales; los hombres lo pensaron y lo formaron para un fin muy preciso; es, de algún modo eterno, el puñal que anoche mató un hombre en Tacuarembó y los puñales que mataron a César. Quiere matar, quiere derramar brusca sangre.
En un cajón del escritorio, entre borradores y cartas, interminablemente sueña el puñal con su sencillo sueño de tigre, y la mano se anima cuando lo rige porque el metal se anima, el metal que presiente en cada contacto al homicida para quien lo crearon los hombres.
A veces me da lástima. Tanta dureza, tanta fe, tan apacible o inocente soberbia, y los años pasan, inútiles.

sábado, 21 de enero de 2017

El culto al coraje

Jorge Luis Borges admiró a los cuchilleros porteños, que profesaban el culto al valor y a la violencia


“El barrio lo admira. Cultor del coraje,
conquistó a la larga renombre de osado;
se impuso en cien riñas entre el compadraje
y de las prisiones salió consagrado.”

EVARISTO CARRIEGO.

A Borges le fascinaban los espejos, los tigres, los laberintos y los cuchillos. Dijo: “Soy fácilmente monótono”. Del cuchillo decía que era más que una estructura hecha de metales, que los hombres lo pensaron para un fin muy preciso y que era de algún modo eterno, siempre el mismo puñal, el que anoche mató a un hombre en Tacuarembó y los que mataron a César. Borges guardaba un puñal en un cajón de su escritorio, durmiendo, decía, su sencillo sueño de tigre, estaba forjado en Toledo en el siglo XIX, fue un regalo que el jurista Luis Melián Lafinur le hizo a su padre, que se lo trajo del Uruguay. Las visitas que lo veían tenían que jugar un rato con él y Borges presentía que hacía tiempo que lo buscaban y en cada contacto  la hoja presentía, a su vez, al homicida para quien lo  crearon los hombres. Le fascinaban a Borges los cuchillos corajudos y los hombres que los manejaban en riñas orilleras, a muerte, generalmente, por causas de un honor de incierta memoria o por pruebas de hombría o por la profesión de la violencia. Borges recogió el culto al coraje del poeta Evaristo Carriego, un hombre tenue, moreno y tísico, que escribía con la urgencia del que sentía el aliento frío de la muerte joven. Carriego descubrió la vertiente patética y literaria del suburbio porteño y de sus casas de lujuriar, con sus flamencas polacas, de las cuchilladas en el bailecito y de los guapos de esquina que mandaban la parroquia. Les dicen guapos en Buenos Aires a los bravos que viven del puñal y de la pelea y le dicen guapear a no arrugar en la riña y a provocarla por oficio o por devoción. El guapo porteño es, en realidad, un matón de barrio con música de tango, o mejor de milonga, que es menos quejumbrosa y sentimental. El tango nació en el burdel y fue derivando con el tiempo hacia el tema de la pobre costurerita que dio un mal paso, pero la milonga era callejera y anónima y cantaba de duelos y sangre. Cantaba el desafío, para ver quién lo recogía. Decía una: “Yo soy del barrio del Alto, / soy del barrio del Retiro. / Yo soy aquel que no miro / con quién tengo que pelear.” Decía otra: “Soy del barrio de Montserrat, / donde relumbra el acero, / lo que digo con el pico / lo sostengo con el cuero.” A Carriego le cuadró su presentimiento y la tuberculosis le llevó sin cumplir los treinta, pero por el camino les puso versos a los guapos orilleros que mandaban por esgrima de cuchillo arrabalero y a Borges, miope y frágil, le quedó la admiración por el valor ancestral de los bravos del  boliche.

El guapo

El guapo no era chulo de magdalenas, aunque las frecuentase, ni chorizo de mamaos, el guapo compadreaba con el malevaje pero venía de un oficio, que generalmente era el de carrero, el de matarife o el de amansador de caballos. El guapo alquilaba su esgrima y su “incapacidad perfecta de miedo” (Borges) a los patrones parroquiales que dictaban la ley del barrio. Servía para apaciguar el baile de peleas de curdas y para intimidar a los que cuestionaban la legitimidad del jefe, para influir en el voto municipal y para cobrar las trampas. Vivía de su coraje y de su fama brava y sabía que a veces la tenía que sostener delante de un gallo nuevo. Solía redondear la ganancia en las timbas en las que se jugaba al truco, que es un juego valenciano de baraja española y señas, y apostando a “los burros” en el hipódromo del barrio de Palermo. Se dejaba ver en los chigres de beber pero no se tomaba y no pagaba el trago porque le convidaban los atorrantes para hacerle la merced. El guapo profesaba la religión de la palabra y no la faltaba. La policía lo sabía y no le llevaba arrestado cuando se mezclaba en un desorden delante de su compadraje. El guapo se comprometía a responder en la comisaría más tarde y sin auditorio  y cumplía, porque tenía empeñado el verbo. Tenía su código el bravo y lo seguía, y tenía su estampa, que no era ostentosa como la del cafishio de portal. Le dice cafishio el porteño al proxeneta de hembras y le dice fariñera al cuchillo que llevaba el guapo al riñón y en el que confiaba su suerte.

La daga caprichosa
Guapos célebres los hubo como el Gaucho Juan Moreira, que venía de la llanura y al que Evaristo Carriego rimó con devoción. Llevaba escritos en la cara los refrendos de su bravura y Carriego le dedicó estos versos: “Le cruzan el rostro, de estigmas violentos, / hondas cicatrices, y quizá le halaga / llevar imborrables adornos sangrientos: / caprichos de hembra que tuvo la daga.” Estaba Luis García el Payador, que ceceaba al hablar pero nadie se reía y presumía de llevar incrustada en el hombro una bala que los médicos no fueron capaces de sacar. Y estaba Juan Muraña y Romualdo Suárez el Chileno, hombres de cuchillo valiente. Una vez que salieron juntos del penal después de cumplir condena se fueron a un antro a celebrarlo y por el camino el Chileno le preguntó a Muraña que dónde quería el tajo, pero Muraña se adelantó y le cortó la cara con un puñal que sacó de la sisa de su chaleco. Al Chileno una muesca más le dio lo mismo e igual siguió el jolgorio con la herida manando sangre. Le decían “vistear” los guapos al pelear con cuchillo, porque se vigilaban la mirada para acertar el movimiento de la mano. En Uruguay le dicen “barajar”. Muraña tuvo una muerte indigna de un guapo y se desnucó cuando se cayó borracho del pescante de un carretón. Juan Muraña y Nicolás Paredes detuvieron una manifestación de cien hombres del Partido Radical con la única exhibición de su prestigio matón. No sacaron el cuchillo ni por demostrar que lo llevaban, se acercaron a la turba y con amabilidad les recomendaron que se fueran a sus casas. Los cien hombres, ante dos, plegaron las pancartas y se dieron la vuelta por no reñir con el par de guapos. A Nicolás Paredes le trató Borges cuando ya se había retirado, fue en 1922, cuando se lo presentó Felix Lima, escritor de lunfardo. Paredes fue criollo bigotudo, de pecho de toro, habilidoso cuchillero y jugador de naipe. Borges le conoció ya anciano, viviendo humildemente de su renta y ocupado en echar a los borrachos en un night club. Paredes le enseñó a jugar al truco y le regaló una naranja, porque de su casa nadie salía con las manos vacías. Como todos los guapos de precio, Paredes no era valentón de tasca y voz en grito sino que al contrario, se manejaba con cortesía y párrafo suave. Una vez le vio en la labor en el night club, le tocó desalojar a tres curdas y les enseñó el camino de salida conduciéndose con amabilidad, sin el áspero ademán del matón joven. Los curdelas  aflojaron, por no pelear, Paredes exhibía, dijo Borges, la “seguridad absoluta” y no ponía la agresividad en el gesto ni en el verbo y la guardaba para el cuchillo, cuando era menester. Don Nicolás Paredes le dijo a Borges un día que había dos cosas que un hombre no debe permitir. La primera es amenazar y la segunda, dejarse amenazar. Cuando Borges no quiso colgar un retrato de Juan Domingo Perón en la pared de la Biblioteca Nacional, un peronista amenazó a su madre, doña Leonor Acevedo, con matarla a ella y a su hijo.  “En cuanto a mi hijo, sale todos los días a las diez de la mañana, no tiene más que esperarlo y matarlo”, le contestó. “En cuanto a mí, he cumplido los ochenta, así que no pierda el tiempo amenazando porque si no se apura, me le muero antes”.

MARTÍN OLMOS
https://martinolmos.wordpress.com/2013/07/23/el-culto-al-coraje/

El cuchillo y sus supersticiones

Por Juan Carlos Carrillo y Nicolás Sosa Baccarelli


Nuestra cultura popular atesora un sinfín de supersticiones nacidas en torno al cuchillo y al mundo que rodea este elemento. Algunas emparentadas con la ciencia, otras con la religión,  las más con el pensamiento mágico. Aquí ofrecemos algunas de las supersticiones más curiosas:

  • Dar un cuchillo por el cabo

Se trata de un gesto de cortesía, pero también de amistad. El filo se vuelve inofensivo para quien recibe el arma blanca. Hay un modesto pero sincero sacrificio personal en tomarlo por el filo y ofrecerlo dócil por su único extremo amable. Por el contrario, darlo de punta,  podía indicar desprecio o desafío.

  • Regalar un cuchillo

Desde un tiempo remoto existe la creencia de que los cuchillos no se regalan. En caso de hacerlo, se cree que se avecina una pelea. Por tal razón “se vende” por una moneda, o se cambia por alguna otra cosa de valor insignificante. Hay quienes sostienen que cuando no se regala ni se vende, esa ceremonia es un rito “iniciático comunitario” por lo cual el cuchillo pasa a tener valor de uso y no de “propiedad” tal como lo utiliza la sociedad moderna.

  • Soñar con un cuchillo

Se lo tiene como un evento premonitorio de alguna desgracia.
Dejar un muerto a cuchillo, boca arriba
Con la prisa de la  huída, el matador podría cometer esta torpeza. En la superstición criolla tal cosa presagia un “rápido esclarecimiento del crimen”.

  • Matar con una daga sin cruz

Dar muerte con un arma blanca sin gavilán, indicaba el deseo de que el muerto no descansara en la otra vida.

  • El uso del cuchillo para revertir fenómenos meteorológicos

Para ahuyentar una tormenta brava, de piedras, rayos, etc. que se acerca, el paisano la hace cambiar de rumbo clavando su facón en la tierra o haciendo una cruz de sal en el suelo, en un lugar donde nadie la puede pisar. El cuchillo haciendo cruz con el talero, también evita una tormenta.

  • Usos medicinales del cuchillo

Se cura el caballo con parásitos en los intestinos, tirando el cuchillo con vaina en forma de cruz de adelante hacia atrás por entre las manos y las patas haciendo lo mismo después de izquierda a derecha. Enseguida se hace caminar al animal. Y, para mayor eficacia, hemos encontrado el siguiente consejo: “al lanzar el cuchillo en los dos sentidos, el criollo adopta una actitud reconcentrada, pronunciando ciertas palabras entre dientes”.

  • Cómo curar y limpiar un cuchillo de acero al carbono

Es sabido el color oscurecido y el deterioro que sufren estos tipos de cuchillos. Se aconseja preparar un pocito con barro en el patio, y enterrarlo cada noche durante tres días consecutivos. Es una cura de aceleración del proceso químico, pero que lo curte y lo protege de los ulteriores embates. Por otro lado, según una creencia muy arraigada, los cuchillos no se lavan, sino que se les saca el resto de la comida con un “pancito”. Y de paso, se dice,  “le queda la grasa de protección”. Vaya pensamiento mágico…


miércoles, 5 de octubre de 2016

Cuchillo COE, quizas de paracaidistica.

Curioso cuchillo militar con hoja curva, usando como base del antiguo cuchillo usado por la Coe fabricado por la Fábrica de Toledo, hoja recurvada, con sierra en el lomo, mantiene algunos marcajes U, cerca de la guarda, a ambos lados hay soldaduras para reforzar el cuchillo. Las cachas son de cuero, con gran agarre.
Posiblemente algun militar destinado en la Coe quiso seguir usando su cuchillo guerrillero en la Brigada Paracaidista y lo transformó para uso en saltos.