Facon Chico - Oximoron Falico

Un blog sobre cuchillos y traumas adyacentes

SOBRE VENTAS

Por el momento en este espacio no se realizan ventas ni estamos en contacto con artesanos, no obstante seria un gusto poder anunciar artesanos cuchilleros, orfebres, etc, que deseen promocionar sus trabajos. Apuntando a precios accesibles y justos para comprador y vendedor.

jueves, 11 de septiembre de 2014

Fiyingo


Es muy difícil clasificar los cuchillos de uso criollo, debido a que los nombres que les asignaban nuestros antepasados, no respondían en general a la morfología o características definidas de los mismos, sino al uso y costumbre adquirida en el hablar diario y popular.
Decir què es un "fiyingo" es tan complicado, como definir otros cuchillos criollos mas populares o famosos, como el facón o la daga.

De todas maneras, se le decía fiyingo a un cuchillo pequeño, y mas "intimo" si se quiere, un preferido, o favorito, o uno mejor decorado. También en tiempos mas "ciudadanos" se uso el termino por arrabaleros y compadritos, para referirse a un cuchillo de portación oculta, en la siza del chaleco habitualmente, desvirtuando un poco el empleo original del termino.

Se supone que fiyingo, viene de fillingo, deformación del portugues Fliho (hijo) y el diminutivo, "hijito" forma cariñosa de referirse a un cuchillo chico, y de portación diaria, quizás hasta podría llamarse así, a un verijero, por ejemplo.

No existe pues, una definición de la morfología que debe tener un fiyingo, para ser declarado como tal.

Sin embargo, en general, se trata de cuchillos mas emparentados con un verijero, con hoja mas delgada y estilizada, mucha punta y filo, y de origen y fabricación en el Sur de Brasil.

La voz lunfarda es utilizada habitualmente por algunos escritores costumbristas e incluso por Borges en el relato de la muerte del corralero.

También por otros como por ejemplo en:

"Hubo intención de gresca, de parte de los adeptos de Santillán. 'El Paisanito' saltó al ruedo pelando el 'fiyingo”' ese cuchillo de hoja estrecha y muy filosa que aquellos 'guapos' calzaban bajo la axila izquierda, en la abertura del chaleco. No era el vano intento de corajear contra tantos. 'El Paisanito' remató la temeraria acción con otra no menos espectacular. Tiró de punta el 'fiyingo' al piso, clavándolo tenso, y le gritó a su amigo: -¡Dales el dulce! .- Y el Cachafaz les dió".- Fragmento del libro “El Tango, historia de medio siglo, 1880/1930”, de Francisco García Jiménez, Editorial Universitaria de Buenos Aires, 1964.- Extraído por Guillermo Bosovsky

También en "El Casamiento de Laucha" Payró hace referencia al "fiyingo", con la particularidad de que al pié de página da una definición del mismo diciendo: fiyingo: Cuchillo pequeño.- Derivado de fierro, fierringo, que ha sufrido la corrupción fonética típica de la prosodia de los negros (la definición no me pertenece)

Soneto lunfardo de Luis Ricardo Furlan:

Solari en la estacada, con el cuore de alquilo,
lejos de los chochamus que chimentan camorra,
como un gil a la gurda que amasijado atorra,
encanutado, estufo, masticaba el estrilo
Mancado en la rayuela, puesto al revés el grilo,
misho, como enyetado, orejeando la borra
del último café, la esperanza cachorra,
yo era solo un fiyingo desmangado y sin filo.
De pronto como en esos dramones de capote,
tayaste el berretín de cincharla ladera
con la cuña junada del mimo y del camote.
Y aquí estoy, encanado desde tu manyamiento,
con más tarro que águila calzando la primera
con un yobaca al bombo. Si hasta parece cuento. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario